La tecnología y los descubrimientos realizados a lo largo de los siglos nos proporcionan en la actualidad el cuidado más meticuloso y estudiado con que la humanidad ha contado. Los avances interdisciplinarios con otras áreas como la biología, la química, la farmacéutica, entre muchas otras, han generado técnicas y procedimientos que nos han permitido lograr salvar la vida de millones de personas, y de volver realidad los sueños de otros tantos miles. La Clínica de reproducción asistida del Dr. David Nava en el Hospital Ángeles de Tijuana se enfoca en este segundo tipo de intervención médica, que a partir de la tecnología disponible, ayuda  a las personas a volver realidad su anhelo de una familia con hijos. Tenemos una diversidad de servicios a tu disposición, como Fertilización in vitro, inseminación artificial, inducción ovular, así como otros tipos de intervenciones ginecológicas y quirúrgicas.

Desde que la medicina moderna introdujo el concepto antiséptico, radicales avances se han logrado en materia de garantizar la salud de los pacientes antes y después de una intervención quirúrgica. Los principios sanitarios ayudaron a establecer entornos mucho mejor acondicionados para tratar a los pacientes, lo que aunado a las innovaciones tecnológicas, produjo las nuevas herramientas para lograr todo tipo de procedimientos y salvar innumerables vidas. Ahora incluso podemos ofrecer la posibilidad de ayudar a generar nuevas vidas con distintas técnicas. En esta entrada de nuestro blog hablaremos de la Fertilización in vitro, para que conozcas más sobre los procedimientos que ponemos a tu disposición porque creemos que un paciente informado puede tomar mejores decisiones respecto a las opciones que le presentamos. En cualquiera de nuestros diferentes servicios buscamos establecer una relación cercana y con calidez, para ser empáticos con las necesidades y anhelos de las personas que nos visitan,  siempre con total privacidad. La infertilidad afecta a un gran número de personas, y se considera que  hay infertilidad cuando hay una incapacidad de más de 12 meses de intentos frecuentes que no logran conseguir el embarazo.

En breve, el método de la Fertilización in vitro es una efectiva técnica de reproducción asistida que consiste en realizar la fecundación de los ovocitos padre de manera artificial. Generalmente, este método es recomendado para las personas que no han tenido éxito con otros tratamientos de reproducción asistida que suelen tener estadísticas de mayor éxito. El proceso entero implica también llevar un estricto control hormonal del proceso ovulatorio para lograr la extracción de uno o varios de los ovocitos de los ovarios para colocarlos en un medio líquido fuera del cuerpo de la madre, en que se expondrán a los espermatozoides para lograr la fecundación. Una vez lograda la fecundación, entonces el ovocito puede ser transferido al útero de la futura madre, para que anide y continúe su gestación hasta el parto.

El término ‘in vitro’ es tomado del latín, y literalmente significa en cristal, lo que se refiere a la parte crucial de la fecundación en un medio foráneo al cuerpo. Esta terminología comenzó a utilizarse en los primeros experimentos biológicos que se realizaban con tejidos fuera de los organismos vivos de los cuales procedían las muestras, ya que se colocaban dichas muestras en contenedores de cristal, que bien podían ser probetas, o placas de Petri o tubos de ensayo. Actualmente el término ‘in vitro’ se utiliza para referirse a cualquier tipo de procedimiento biológico que se realiza fuera del organismo en que normalmente debería suceder, lo contrario a lo que significa el experimento ‘in vivo’ donde el tejido permanece dentro del organismo vivo y se manipula desde ahí. Lo más común es que la fecundación in vitro se realice en placas de Petri, que son placas planas, que aunque las más utilizadas sean de plástico, el nombre se sigue conservando por referirse más al procedimiento que se realiza fuera del cuerpo, que al medio en el que se lleva a cabo.

La primera vez que este tipo de metodología se llevó a cabo con éxito fue en el año 1973, aunque en ese primer intento sólo duró unos días, y se le denomina un embarazo bioquímico. Fue en 1978 en que sucedió el primer nacimiento por Fertilización in vitro, en Reino Unido. En la década de los ochenta se comenzó la utilización del uso de ciclos estimulados con citrato de clomifeno, así como también se usó la gonadotropina coriónica humana para controlar la maduración de los ovocitos, permitiendo así también controlar el momento de la extracción. Con estos nuevos implementos, la FIV (fecundación o fertilización in vitro) se convirtió tanto en una herramienta de investigación como en un tratamiento clínico. A lo largo de toda la década de los ochentas, diferentes clínicas alrededor del mundo se dedicaron a estudiar y llevar a cabo estos procedimientos in vitro, con lo cual introdujeron un substancial número de mejoras y modificaciones para lograr resultados más consistentes y con una estadística de éxito cada vez más alta.

La Fertilización in vitro también ha permitido mejorar significativamente las técnicas de congelamiento de embriones. Otro momento sumamente relevante para el desarrollo de este método y de diferentes tecnologías de reproducción asistida, fue cuando se introdujo la inyección intracitoplasmática de espermatozoides a principio de los noventa. La inyección ha permitido que hombres con una muy baja, acaso apenas mínima producción de espermatozoides, consigan lograr un embarazo. En muchas ocasiones, se trabaja conjuntamente con recuperación de esperma a través de una aguja testicular fina, o con una biopsia testicular abierta.

Acércate a la Clínica del Dr. David Nava para conocer nuestras distintas opciones de tratamientos de asistencia reproductiva para lograr ese embarazo que tanto deseas.